Jueves, 20 Abril 2017 11:58

RELEVO EN EL TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DEL ESTADO

Valora este artículo
(0 votos)

 

 

 

POR EL ABOGADO CARLOS ALONSO GUTIÉRREZ.



Conforme a la división de poderes, en la entidad guerrerense, como todos sabemos, existen: El Poder Ejecutivo, Legislativo y el Judicial.

Hoy, amables lectores, permítanme, comentar someramente, acerca del Poder Judicial del Estado y sobre el desempeño de algunos presidentes del Tribunal Superior de Justicia en Guerrero.

Tengo la fortuna de haber conocido y tratado al Lic. Hugo Pérez Bautista, al Lic. José Naime Naime, al Lic. Eduardo Neri Acevedo, Lic. Miguel Bello Pineda, al Lic. Jesús Araujo Hernández y al Lic. Rigoberto Pano Arciniega.

Estos destacados guerrerenses y excelentes profesionales en la rama del derecho, durante el periodo que abarcan los años de 1972 a 2000, tuvieron la gran responsabilidad de conducir los destinos del Poder Judicial del Estado, desde la presidencia del Tribunal Superior de Justicia.

Fue un periodo brillante para la administración de justicia, habida cuenta, que desde la toma de posesión de la Presidencia del Tribunal Superior de Justicia en turno, llevaban el conocimiento pleno, que las atribuciones de mayor importancia eran: La vigilancia, la disciplina y la profesionalización, de los jueces, proyectistas, secretarios y el personal administrativo. La vigilancia la ejercía el Poder Judicial  a través de los magistrados mediante visitas ordinarias y extraordinarias a los juzgados de Primera Instancia de las 7 regiones del Estado, así como del monitoreo constante de la puntualidad y del buen desempeño de los señores jueces de Primera Instancia y de Paz. Los resultados obtenidos en el ejercicio de esta atribución, siempre fueron positivos, en bien de la sana administración de justicia, porque a los jueces y secretarios eficientes se les estimulaba con designarlos como titulares de los juzgados de mayor importancia en el Estado y a los negligentes o señalados de corruptos se les enviaba a los juzgados más apartados y de escasa actividad o de plano se les pedía la renuncia.

Eran otros tiempos, porque ahora, se tiene que cumplir cabalmente con el debido proceso, con el respeto a los derechos humanos y sobre todo al acatamiento del principio de presunción de inocencia. Estimo, que no todo está perdido, ahora con la renuncia al cargo de presidente del Tribunal Superior de Justicia, por parte del Lic. Robespierre Robles Hurtado y con el relevo del Lic. Alberto López Celis, quien posee una amplía carrera judicial, dotado de probidad y honestidad aunado a que es la segunda ocasión de fungir como presidente del Tribunal Superior de Justicia, es una ventana de oportunidad, para que el Poder Judicial del Estado, desde magistrados, jueces, secretarios, proyectistas y personal administrativo, unidos todos, como un gran equipo de trabajo, desde su importante trinchera, den excelentes resultados al pueblo de Guerrero, quien al cabo es él quien sufraga puntualmente sus salarios.

Finalmente, es oportuno, hacer un respetuoso llamado a los responsables de las áreas, para que no reincidan en más errores de procuración y administración de justicia, como el sonado y fallido caso en el trámite de la suspensión de la inmunidad constitucional de un legislador local.



                                      Lic. Carlos Alonso Gutiérrez.

                        Ex Juez de Primera Instancia y ex Secretario

General de Acuerdos del Tribunal Superior de Justicia.

 

 

 

Enfoque informativo Guerrero Diario

Caricatura del día

Imágenes con Enfoque